Preparación para la lluvia tardía,para el Pueblo de Dios que se está preparando para la Venida de Jesús-parte 6-

AHORA SE NECESITA LA LLUVIA TEMPRANA-parte 2-

EL PODER TRANSFORMADOR DEL ESPÍRITU SANTO-parte 2-

“En esta hora solemnemente trágica, este tiempo crítico de la historia… la iglesia se muestra pasiva, esperando como el hombre impotente junto al estanque de Betesda.

La necesidad de las iglesias, por lo tanto, es el espíritu y el poder de Elías.  Deben someterse al Señor Dios de Elías hasta que El los llene con ese espíritu y poder.  Los predicadores deberían hacer tronar el cometido: ‘Y me seréis testigos’; hasta que la gente se despierte de su profundo sueño y empiece a buscar a los perdidos”

Alguien ha dicho: “La iglesia está hoy bajo fuego, cuando debiera estar ardiendo en fuego. La única cosa que impide la terminación de la obra en estos días, es la falta de una consagración más profunda, y una obra más intensa de la gracia, en el corazón de los miembros de la iglesia por doquiera.  Si la iglesia fuera lo que debiera ser, vendría el pleno derramamiento de la lluvia tardía y el mensaje se extendería por todas partes como un fuego arrollador”.

La falta de poder de la lluvia tardía en esta hora tan avanzada, debería humillar nuestros corazones, e impelernos a seguir con fidelidad el consejo de Cristo a los laodicenses. Debiéramos prepararnos con premura para experimentar el “reavivamiento” y estar listos para hacer nuestra parte, en la predicación del mensaje, cuando éste sea proclamado con gran poder durante el “fuerte clamor”

Las siguientes citas del espíritu de profecía revelan que la lluvia tardía no ha venido todavía, y que debemos hacer a fin de prepararnos para dar el mensaje con gran poder: “Adora a Dios, porque el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía” (Apoc.19:10).

Testimonies: “El pueblo de Dios está esperando que ocurra un cambio –que se apodere de ellos un poder compulsivo. Pero quedarán chasqueados, porque están en el error.  Deben actuar, deben tomar el trabajo en sus manos y clamar fervientemente a Dios por el verdadero conocimiento de sí mismos. Las escenas que pasan delante de nosotros son de suficiente magnitud como para hacernos levantar y presentar insistentemente la verdad al corazón de todos aquellos que quieran oírnos.

Si los hijos de Dios no hacen esfuerzos de su parte, sino que aguardan a que el refrigerio venga sobre ellos y elimine sus males y corrija sus errores; si confían en que ésto los limpiará de la inmundicia de la carne y del espíritu, y los hará idóneos para dedicarse al fuerte clamor del tercer ángel, serán hallados faltos”.

Testimonios para los ministros: “Muchos han dejado en gran medida de recibir la primera lluvia. No han obtenido todos los beneficios que Dios ha provisto así para ellos. Esperan que la falta sea suplida por la lluvia tardía.  Cuando sea otorgada la abundancia más rica de la gracia, se proponen abrir sus corazones para recibirla.  Están cometiendo un terrible error.  Si no progresamos, si no nos colocamos en la actitud de recibir la lluvia temprana como la tardía, perderemos nuestras almas, y la responsabilidad descansará en nuestra propia puerta”

ES INDISPENSABLE LA LLUVIA TEMPRANA

Continúa en parte 7

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: